miércoles, 24 de septiembre de 2008

Acción social

Algunos andamos trabajando en temas de empleo, de cooperación internacional, de sensibilización de la población en temas sociales, fomentando la autonomía personal y social de personas con discapacidad, trabajando en equipos, en interculturalidad, con perspectiva de género...¿Qué podemos decir?

3 comentarios:

Alex dijo...

Buenas a todos!!no se como va esto ni nada pero lo intento.Bueno espero q a todos os haya ido genial en vuestro primer día de prácticas,yo algo cansada,esto de recorrerse todo madrid en metro..jeje.Por si alguien no lo sabe,mis practicas son en hospitales,concretamente en el niño Jesús,y puede ser xq hoy ha sido el primer día y todo ha ido genial,pero..elegi bien cogiendo hospitales.Por primera vez he entrado en la Sala Santiago(donde estan los ingresados de psiquiatria,no estan locos,son bulimic@s,anoresic@s,eskizofrenic@s...)la verdad que ha sido un grupo encantador,eso sí me han dicho que han tenido un día bueno,normalmente no son así,pero me ha gustado.Siento aburriros pero...Como dijo Nuria...hay que escribir no??pues en ello estoy.Un besazo para todos.

roldaneja dijo...

COMUNICADO DE LA COORDINADORA DE TRABAJADORXS DE LA SANIDAD PUBLICA
CONTRA LA PRIVATIZACION.
MANIFESTACIÓN 13 DE NOVIEMBRE, ALS 19 HORAS. CIBELES - SOL
¡¡PAREMOS LA PRIVATIZACIÓN, QUE NOS DEVUELVAN LO QUE ES NUESTRO!!
En medio de la mas profunda de las crisis capitalista, inmersos como
estamos en una debacle financiera mundial que está destruyendo
importantísimos sectores del tejido industrial, y en el contexto de un
aumento del paro y la precariedad laboral y social sin precedentes, el
Gobierno de la comunidad de Madrid insiste en su política de
liquidación de los servicios públicos y del patrimonio común,
privatizando la sanidad, la enseñanza, la administración, la
televisión regional, el suministro de aguas, y, si les dejamos, hasta
el aire que respiramos. Un doble contrasentido, cuando el erario
público tiene que inyectar millones a las empresas especuladoras
financieras para que no arrastren con su fracaso al resto de la
economía en su caída.
Vivimos un mano a mano en el que los gobiernos, independientemente de
su color político, se suceden y complementan unos a otros en el
desarrollo de una política común: la venta de todas las empresas
públicas estratégicas (banca, transportes, energía,
telecomunicaciones, etc.). Una tras otra las han ido convirtiendo en
sucursales de grandes multinacionales que aplican su receta mágica
para conseguir beneficios: recortes de plantilla y precariedad
laboral.
Ahora, cuando centenares de miles de trabajadores se quedan sin
trabajo y sin casa, es más necesaria que nunca una sólida red de
servicios sociales públicos, libres de especulación y de los
intereses mezquinos, bastardos y particulares que derivan del afán de
lucro de las empresas que se están haciendo cargo de nuestros
servicios básicos.
Mientras el proceso de privatización se ha ido extendiendo, la lucha
de las trabajadoras y los trabajadores de la sanidad pública junto al
pueblo de Madrid ha saltado a la calle, señalando la vinculación entre
el derecho de todos a unos servicios sanitarios públicos de calidad y
plantillas suficientes con condiciones laborales dignas.
Las concentraciones que se suceden cada semana en cada gran hospital,
la importante manifestación del 23 de septiembre ante el hotel Ritz y
el escándalo de las cargas policiales y detenciones de trabajadores en
el hospital Clínico, han paralizado los afanes inauguratorios del
Consejero de Sanidad y su Presidenta, viendo que les salía el tiro por
la culata. La bajada de la expectativa de voto del PP en Madrid y el
hecho de que la Consejería de Sanidad esté entre las peor valoradas,
han llevado a Güemes a un cambio de "talante". Ha pasado de
insultarnos a convocar, después de más de un año sin hacerlo, una Mesa
Sectorial de la que ha salido un comunicado de buenas palabras
destinado a enmascarar la realidad (dicen que la gestión mercantil
de la Atención Primaria no abre el paso a la privatización) o
directamente a falsearla (negando que la remodelación de los
hospitales vaya acompañada de la privatización de la mayor parte o de
todos los servicios).
La intención de esa reunión es bien clara: parar como sea la
movilización de trabajadores y usuarios. Pero "antes se coge a un
mentiroso que a un cojo". Al día siguiente, en otro Hotel, el Holiday
Inn, la Consejería congregaba a las empresas para explicarles las
interesantes expectativas de negocio que se abren al invertir en la
sanidad pública.
Pero el dinero de la sanidad pública, pese a ser un tesoro
especialmente codiciado en momentos de crisis económica, tiene un
defecto, y es que se obtiene a cambio de prestar un servicio público
universal. Es decir, el negocio se ve obstaculizado por personas
mayores, enfermos crónicos y pobres en general, que tienen la mala
costumbre de usar más los servicios sanitarios y consumir muchos
recursos.
Ante ese problema, nos cuentan las bondades de la solución: hacer
pagar una cantidad (que llaman "simbólica") a los pensionistas por los
medicamentos, y hacer pagar a toda la población por acudir a
consultas, a urgencias, etc. Como si la cantidad que Florentino Pérez
considera simbólica fuera la misma para los cientos de miles de
personas que cobran la pensión mínima. Cada vez más voces claman por
el co-pago, y las últimas han sido las del ex Ministro de Sanidad del
PSOE Julián García Vargas y los Consejeros de Sanidad de Cataluña,
Madrid, Asturias y País vasco. O sea PP, PSOE y PNV, que son, junto a
CiU y Coalición Canaria, otra vez los mismos grupos políticos que
votaron a favor de la ley estatal 15/97 cuyas consecuencias estamos
sufriendo ahora.
Nosotros, usuarios y trabajadores, sabemos que los planes de la
privatización generalizada de la sanidad están sostenidos por muy
poderosos intereses económicos y políticos y que, precisamente en una
situación de crisis económica, no se van a dar por vencidos. Sabemos
también que hay que darles mucha más medicina de movilización,
resistencia y lucha para conseguir, no sólo parar, sino echar marcha a
tras a la privatización de la sanidad.
Por eso, porque nos jugamos mucho en ello, nos proponemos seguir
exigiendo la derogación de la 15/97 y todas las demás leyes estatales
y autonómicas que amparan la sustracción de nuestro derecho a la
salud. Nos proponemos desenmascarar los bulos que partidos y grandes
sindicatos nos venden para que comulguemos con ruedas de molino y
exigirles que sean claros en sus posiciones ante la privatización.Y
nos proponemos seguir extendiendo la organización y la movilización de
trabajadores y usuarios, que debe ir acompañada de una gran huelga
general que muestre bien a las claras que no estamos dispuestos a que
sus beneficios empresariales pongan en riesgo nuestra salud.
¡ NI UNA CAMA CERRADA !
¡ DEVOLUCION A MANOS PUBLICAS DE TODO LO PRIVATIZADO !
¡ DEROGACION DE LA LEY 15/97 Y DE LAS LEYES REGIONALES QUE AMPARAN LA
PRIVATIZACION !

roldaneja dijo...

COMUNICADO DE LA COORDINADORA DE TRABAJADORXS DE LA SANIDAD PUBLICA
CONTRA LA PRIVATIZACION.
MANIFESTACIÓN 13 DE NOVIEMBRE, ALS 19 HORAS. CIBELES - SOL
¡¡PAREMOS LA PRIVATIZACIÓN, QUE NOS DEVUELVAN LO QUE ES NUESTRO!!
En medio de la mas profunda de las crisis capitalista, inmersos como
estamos en una debacle financiera mundial que está destruyendo
importantísimos sectores del tejido industrial, y en el contexto de un
aumento del paro y la precariedad laboral y social sin precedentes, el
Gobierno de la comunidad de Madrid insiste en su política de
liquidación de los servicios públicos y del patrimonio común,
privatizando la sanidad, la enseñanza, la administración, la
televisión regional, el suministro de aguas, y, si les dejamos, hasta
el aire que respiramos. Un doble contrasentido, cuando el erario
público tiene que inyectar millones a las empresas especuladoras
financieras para que no arrastren con su fracaso al resto de la
economía en su caída.
Vivimos un mano a mano en el que los gobiernos, independientemente de
su color político, se suceden y complementan unos a otros en el
desarrollo de una política común: la venta de todas las empresas
públicas estratégicas (banca, transportes, energía,
telecomunicaciones, etc.). Una tras otra las han ido convirtiendo en
sucursales de grandes multinacionales que aplican su receta mágica
para conseguir beneficios: recortes de plantilla y precariedad
laboral.
Ahora, cuando centenares de miles de trabajadores se quedan sin
trabajo y sin casa, es más necesaria que nunca una sólida red de
servicios sociales públicos, libres de especulación y de los
intereses mezquinos, bastardos y particulares que derivan del afán de
lucro de las empresas que se están haciendo cargo de nuestros
servicios básicos.
Mientras el proceso de privatización se ha ido extendiendo, la lucha
de las trabajadoras y los trabajadores de la sanidad pública junto al
pueblo de Madrid ha saltado a la calle, señalando la vinculación entre
el derecho de todos a unos servicios sanitarios públicos de calidad y
plantillas suficientes con condiciones laborales dignas.
Las concentraciones que se suceden cada semana en cada gran hospital,
la importante manifestación del 23 de septiembre ante el hotel Ritz y
el escándalo de las cargas policiales y detenciones de trabajadores en
el hospital Clínico, han paralizado los afanes inauguratorios del
Consejero de Sanidad y su Presidenta, viendo que les salía el tiro por
la culata. La bajada de la expectativa de voto del PP en Madrid y el
hecho de que la Consejería de Sanidad esté entre las peor valoradas,
han llevado a Güemes a un cambio de "talante". Ha pasado de
insultarnos a convocar, después de más de un año sin hacerlo, una Mesa
Sectorial de la que ha salido un comunicado de buenas palabras
destinado a enmascarar la realidad (dicen que la gestión mercantil
de la Atención Primaria no abre el paso a la privatización) o
directamente a falsearla (negando que la remodelación de los
hospitales vaya acompañada de la privatización de la mayor parte o de
todos los servicios).
La intención de esa reunión es bien clara: parar como sea la
movilización de trabajadores y usuarios. Pero "antes se coge a un
mentiroso que a un cojo". Al día siguiente, en otro Hotel, el Holiday
Inn, la Consejería congregaba a las empresas para explicarles las
interesantes expectativas de negocio que se abren al invertir en la
sanidad pública.
Pero el dinero de la sanidad pública, pese a ser un tesoro
especialmente codiciado en momentos de crisis económica, tiene un
defecto, y es que se obtiene a cambio de prestar un servicio público
universal. Es decir, el negocio se ve obstaculizado por personas
mayores, enfermos crónicos y pobres en general, que tienen la mala
costumbre de usar más los servicios sanitarios y consumir muchos
recursos.
Ante ese problema, nos cuentan las bondades de la solución: hacer
pagar una cantidad (que llaman "simbólica") a los pensionistas por los
medicamentos, y hacer pagar a toda la población por acudir a
consultas, a urgencias, etc. Como si la cantidad que Florentino Pérez
considera simbólica fuera la misma para los cientos de miles de
personas que cobran la pensión mínima. Cada vez más voces claman por
el co-pago, y las últimas han sido las del ex Ministro de Sanidad del
PSOE Julián García Vargas y los Consejeros de Sanidad de Cataluña,
Madrid, Asturias y País vasco. O sea PP, PSOE y PNV, que son, junto a
CiU y Coalición Canaria, otra vez los mismos grupos políticos que
votaron a favor de la ley estatal 15/97 cuyas consecuencias estamos
sufriendo ahora.
Nosotros, usuarios y trabajadores, sabemos que los planes de la
privatización generalizada de la sanidad están sostenidos por muy
poderosos intereses económicos y políticos y que, precisamente en una
situación de crisis económica, no se van a dar por vencidos. Sabemos
también que hay que darles mucha más medicina de movilización,
resistencia y lucha para conseguir, no sólo parar, sino echar marcha a
tras a la privatización de la sanidad.
Por eso, porque nos jugamos mucho en ello, nos proponemos seguir
exigiendo la derogación de la 15/97 y todas las demás leyes estatales
y autonómicas que amparan la sustracción de nuestro derecho a la
salud. Nos proponemos desenmascarar los bulos que partidos y grandes
sindicatos nos venden para que comulguemos con ruedas de molino y
exigirles que sean claros en sus posiciones ante la privatización.Y
nos proponemos seguir extendiendo la organización y la movilización de
trabajadores y usuarios, que debe ir acompañada de una gran huelga
general que muestre bien a las claras que no estamos dispuestos a que
sus beneficios empresariales pongan en riesgo nuestra salud.
¡ NI UNA CAMA CERRADA !
¡ DEVOLUCION A MANOS PUBLICAS DE TODO LO PRIVATIZADO !
¡ DEROGACION DE LA LEY 15/97 Y DE LAS LEYES REGIONALES QUE AMPARAN LA
PRIVATIZACION !